Inicio > Intervenciones y Tratamientos > Cirugía Plática y Estética > Elevación de la mama descolgada

Modificaciones del mentón: Mentoplastia

El mentón puede ser modificado quirúrgicamente para aumentar o disminuir su proyección, en función de los requerimientos estéticos de cada rostro.

Así, la intervención quirúrgica encaminada a modificar el perfil facial aumentando el volumen de la barbilla se consigue mediante la colocación de una prótesis mentoniana fijada al subperiostio del hueso maxilar inferior a través de una incisión en la mucosa bucal centrada en la línea media y paralela a la arcada dentaria inferior, que es suturada con hilo reabsorbible, por lo cual no debe ser retirado.
Dicha intervención se realiza bajo anestesia local con o sin sedación asociada y en principio no precisa hospitalización. El tiempo operatorio es de 20 minutos aproximadamente.

Los efectos secundarios son similares a los del implante de prótesis malares, pero en este caso será preciso llevar una “mentonera” durante una semana para controlar la inflamación.

Otra posibilidad de mejorar el mentón es efectuar una lipoaspiración debajo del mentón eliminando el exceso de grasa, obteniendo así un cuello con un perfil más definido.

Cuando hay un problema de mala oclusión dentaria, o existen defectos congénitos en la estructura de la mandíbula, la cirugía maxilofacial puede mejorar la función y dar un mejor aspecto a la cara.

Por otro lado, cuando lo que se requiere es disminuir la proyección de un mentón excesivamente voluminoso, se realiza una intervención conocida como mentoplastia con osteotomías de retroceso , que consiste en modificar el hueso de la mandíbula para disminuir su proyección.

Requiere de anestesia general y 24 horas de hospitalización, y el tiempo operatorio ronda los 90 minutos. Igualmente aquí los efectos secundarios son similares a los del implante de prótesis malares, y también en este caso será preciso llevar una mentonera durante dos semanas.