Inicio > Rejuvenecimiento facial y del cuello: Lifting

Rejuvenecimiento facial y del cuello: Lifting

Intervención quirúrgica encaminada a reposicionar los tejidos de la cara y el cuello tensando los músculos que se han vuelto flácidos y retirando el exceso de piel gracias a unas incisiones hechas en las regiones prearicular, retroauricular y occipital.

El lifting facial (de la cara) o cervical (del cuello) pueden realizarse por separado pero en un gran número de ocasiones es preciso tratar simultáneamente ambas regiones para conseguir un rejuvenecimiento global. Igualmente, otros procediemientos como la blefaroplastia, la remodelación facial mediante Lipoestructura®, o el tratamiento de la región frontal mediante la inyección de toxina botulínica (Vistabel®, comúnmente conocido como Botox®), pueden asociarse en el mismo gesto o de manera diferida para optimizar el resultado.

En cualquier caso dicha intervención se realiza bajo anestesia general, exigiendo una hospitalización de al menos 24 horas. El tiempo quirúrgico para cada uno de ellos por separado es de 120 minutos aproximadamente y para el lifting cervico-facial completo oscila en torno a las 3 horas y media.

En lo referente al postoperatorio, en el momento de recibir el alta clínica, la paciente lleva una faja de compresión (mentonera) en cara y cuello y por espacio de siete a diez días. La presencia de inflamación en las regiones tratadas es muy frecuente y ésta remite en la primera semana. Los hilos de sutura se retiran a los diez días, momento en que retiramos la compresión.

Es importante resaltar que, como cualquier cirugía de grandes colgajos, este procedimiento presenta riesgos importantes en pacientes que sean fumadores, por lo que para poder someterse a dicha intervención resulta imprescindible un replanteamiento del taquismo durante las semanas previas y posteriores a la misma.