Inicio > Intervenciones y Tratamientos > Cirugía Estética Facial > Remodelación facial mediante Lipoestructura

Remodelación facial mediante Lipoestructura

Se basa en la modificación tridimensional permanente de la anatomía, mediante el relleno con el propio tejido graso del paciente , previamente purificado.
La Lipoestructura ® es una técnica quirúrgica descrita en 1994 por el cirujano plástico Sydney Coleman, de Nueva York.

Se basa en la modificación tridimensional permanente de la anatomía, mediante el relleno con el propio tejido graso del paciente , previamente purificado.

Con las técnicas de relleno con grasa que se utilizaban antes, los resultados eran impredecibles y no eran permanentes; muy a menudo, el material inyectado se reabsorbía totalmente o se formaban irregularidades en el contorno. Actualmente, la implantación de tejido graso efectuado con la técnica de Lipostructura ® , ofrece unos resultados más predecibles y permanentes.
Esta técnica sigue un concepto de rejuvenecimiento diferente al que se estaba utilizando: lo que se consigue con la cirugía del Lifting es intentar recolocar los tejidos subcutáneos y adaptar la piel, eliminando su sobrante; pero un estudio detallado de las caras de los pacientes, comparando los cambios existentes entre las fotografías de su juventud con los que aparecen al pasar los años, permite apreciar que muchas de las modificaciones causadas por el paso del tiempo son causadas por cambios de volúmenes, debidos a la atrofia del tejido subcutáneo y a la pérdida de elasticidad de la piel, como en las zonas de la frente y las sienes, las zonas alrededor de los ojos y el reborde de la mandíbula. El tratamiento con Lipoestructura ® , modificándolas en tres dimensiones , permite variar dichos componentes.

La Lipoestructura ® puede ser realizada ambulatoriamente con anestesia local y sedación y no existen cicatrices perceptibles al ser muy pequeñas. El tiempo operatorio depende de las zonas a tratar. En el postoperatorio aparece un edema o hinchazón en la zona tratada, que puede ser muy llamativo, pero que desaparece progresivamente, aunque puede durar una o dos semanas. La inmovilidad postoperatoria de las zonas tratadas durante unos 5 días permitirá que la grasa injertada se revitalice en su nueva ubicación, por lo estará contraindicado el masaje ya que el tejido graso implantado necesita inmovilidad para poder revitalizarse y permanecer. .