Cirugía Estética – Modificación de Pómulos

 

Inicio > Modificación de los Pómulos

Modificación de los pómulos

Es una intervención quirúrgica encaminada a aumentar el relieve del hueso malar y en consecuencia a acrecentar el óvalo facial consiguiendo que los pómulos al sobresalir más enfaticen la expresión del rostro en su conjunto.

La cirugía de modificación de pómulos es un tratamiento generalmente realizado por pacientes que requieren una modificación de sus rasgos faciales. Otra razón podría ser reparar los daños o defectos que resultaron de lesiones o algunas afecciones médicas.

Los cambios en el pómulo se pueden lograr a través del aumento de pómulos o mediante el procedimiento de reducción quirúrgica. La estructura facial del paciente y las necesidades cosméticas se analizan y se elige un procedimiento de estos dos. Ambos procedimientos se realizan bajo la dosis de anestesia general junto con la sedación IV.

Las personas con diferentes estructuras faciales y elasticidad variable de la piel, desde adolescentes hasta adultos, se someten a este procedimiento cada año. Las personas también pueden hacerlo varias veces para alcanzar el nivel deseado de perfección.

Los candidatos ideales son las personas que no están contentos con sus rasgos faciales, tienen demasiada grasa en las mejillas o quieren las mejillas altas.

Los pómulos también apoyan los globos oculares. Cualquier daño en los pómulos también puede afectar los ojos. Por lo tanto, este procedimiento se puede realizar para las personas que sufren lesiones en los pómulos. Los ojos del paciente se pueden guardar sin dañarlos.

Las personas con alta grasa bucal también son ideales para este procedimiento. Para estas personas, la eliminación de grasa de sus mejillas durante la cirugía no causa problemas cuando su piel comienza a encogerse debido al envejecimiento.

La modificación de los pómulos se puede lograr de una de las siguientes maneras:

  • Rellenos inyectables: los pómulos huecos o subdesarrollados se pueden levantar con rellenos inyectables. Los rellenos vienen en variantes temporales y permanentes. La mayoría de las personas eligen rellenos temporales al principio. El efecto de estos rellenos dura hasta 2 años después de los cuales el tratamiento puede repetirse o el paciente puede optar por los permanentes.
  • Lipofilling: puede referirse a este tipo de operación como un trasplante de la propia grasa del paciente. Los cirujanos recogen la grasa de las caderas, o de la barriga, y la trasplantan para proporcionar más volumen y estructura a las mejillas o la cara en general. Esta es una solución permanente y el paciente puede ser dado de alta inmediatamente después del procedimiento.
  • Implantes/Prótesis: los implantes pómulos vienen en diferentes formas y tamaños. El cirujano usará el implante según las expectativas del paciente y su estructura. Estos se insertan a través de una incisión en la boca bajo anestesia local o sedación intravenosa. Estos implantes son permanentes y se sienten casi naturales tanto en contacto como en apariencia.
  • Reducción de la quijada: se realiza bajo el efecto de la anestesia general, el procedimiento de reducción de pómulos consiste en ajustar tanto el cuerpo del cigoma (pómulo frontal) como el arco del zigoma (parte lateral del pómulo). Las incisiones se realizan en la membrana mucosa dentro de la boca y en frente de la oreja para estas dos partes, respectivamente. La cantidad extra de hueso se corta con una sierra y tanto el zigoma como el arco se mueven hacia adentro. Se fijan con tornillos y placas y las incisiones se sellan con suturas solubles.

 

Esta intervención se realiza bajo anestesia local asistida por sedación endovenosa y no suele precisar hospitalización.

El tiempo operatorio es de 25 minutos aproximadamente. Las prótesis malares se colocan a través de dos incisiones dentro de la boca en la mucosa (una para cada lado) paralelas a la arcada dentaria superior y a través de allí son fijadas en subperiostio (colocadas bajo la membrana que tapiza el hueso para evitar que se desplacen).

 

Estas incisiones se cierran con sutura reabsorbible por lo que no hay que retirar puntos.

Si esta intervención se asocia a la cirugía de blefaroplastia inferior, las prótesis pueden ser colocadas a través de las mismas incisiones de aquélla.

 

Como efectos secundarios de duración muy limitada es posible la aparición de pequeñas equimosis (moraduras) que se observan en la región mandibular.

 

Esta técnica quirúrgica en ocasiones se asocia a un remodelamiento cutáneo malar con tejido adiposo (lipofilling) en el mismo gesto quirúrgico.

 

Antes de la cirugía, el cirujano realiza algunas pruebas para verificar si el paciente es elegible para el procedimiento o no. El médico toma las muestras de sangre, verifica el IMC y la densidad ósea.

Los pacientes generalmente reciben instrucciones de dejar de fumar y beber alcohol unas semanas antes de la cirugía. El consumo de alcohol o fumar puede causar irregularidades en el flujo sanguíneo al contraer los vasos, lo que puede provocar complicaciones durante la cirugía. También puede prolongar el tiempo de recuperación.

Se asegura de que el paciente no padezca ninguna enfermedad relacionada con la sangre o el sistema inmune. Estas enfermedades aumentan el riesgo de complicaciones y ralentizan el proceso de curación.

Es posible que el paciente deba permanecer en el hospital una noche después de la cirugía o que sea dado de alta el mismo día. En general, se realizan radiografías del pómulo modificado, exámenes oculares, etc. después de la cirugía para garantizar que todo esté bien.

Como el procedimiento se realiza bajo anestesia general, su efecto puede durar unas horas después de la cirugía. Por lo tanto, el paciente debe hacer arreglos para que alguien lo lleve a la residencia. El paciente no debe conducir ningún vehículo ni firmar ningún documento legal durante las primeras 24 horas después de la cirugía.

Los analgésicos se recetan para controlar el dolor después de la cirugía. Se pueden sugerir antibióticos en caso de que se desarrolle una infección, que rara vez se observa. La hinchazón y los hematomas sanan por completo en la segunda semana de la etapa de recuperación.

Puede reanudar su trabajo y la mayoría de sus actividades diarias regulares después de 2-3 días de cirugía. Sin embargo, debe evitar actividades extenuantes como ejercicios, nadar hasta que se recupere por completo.

El paciente no debe pasar mucho tiempo bajo la luz solar directa, ya que puede oscurecer las cicatrices en las etapas iniciales de curación

El Doctor Gabriel Sesma Ustáriz cuenta con más de 20 años de trayectoria como cirujano estético. Especializado en Microcirugía y Cirugía Estética reparadora basa su filosofía de trabajo en concebir a los pacientes como personas y no casos clínicos. Es miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica y Estética y, junto con su alto equipo de profesionales, atiende a sus pacientes con el máximo rigor profesional en sus consultas de Barcelona, Zaragoza y Tarragona.