Ozonoterapia es una medicina poderosa

Ozonoterapia es una medicina poderosa

Esta terapia poco conocida está siendo utilizada por 40.000 médicos y dentistas en más de 50 países para todo, desde hernias discales hasta infecciones endodónticas y la enfermedad de Lyme, sin efectos prácticamente adversos.

Hasta el cambio de siglo, la ozonoterapia ha permanecido como un «secreto médico mejor guardado» en Norteamérica. Esto es una pena porque puede ser un estímulo seguro, rentable y poderoso para su salud, proporcionando alivio de una variedad de enfermedades dolorosas e incapacitantes.

El uso médico generalizado del ozono apareció por primera vez en Alemania a principios de la década de 1950 y desde entonces se ha utilizado ampliamente en toda Europa. Durante la Primera Guerra Mundial, se utilizó para tratar heridas infectadas, pero el ozono fue posteriormente barrido bajo la alfombra por la industria farmacéutica en su empuje hacia los antibióticos. Con el creciente número de bacterias que se están volviendo resistentes a los antibióticos, ahora tenemos una necesidad urgente de antiinfecciosos que maten a estos superbichos antes de que puedan matarnos a nosotros.

Debido al notable poder antiséptico del ozono, su aplicación tecnológica más común es la purificación del agua. Como desinfectante, el ozono es 1.000 veces más potente que el cloro, razón por la cual más de 600 ciudades estadounidenses lo utilizan en instalaciones de tratamiento de agua.

Al igual que la oxigenoterapia hiperbárica, la ozonoterapia aprovecha el poder curativo del oxígeno. Hoy en día, 40.000 médicos y dentistas en más de 50 países utilizan la ozonoterapia para todo, desde infecciones endodónticas hasta el alivio del dolor de hernias discales, pasando por la reducción de la placa arterial. El ozono es extraordinario porque es fácil de generar y prácticamente no tiene toxicidad, lo que lo convierte en una opción viable tanto para el tratamiento como para la prevención de enfermedades.

Pero espera, ¿no es peligroso el ozono?
Sí, y no. Depende de a cuánto esté expuesto y con qué se puede mezclar. Los médicos alopáticos a menudo advierten contra los tratamientos con los que no están familiarizados, y se pueden encontrar muchas advertencias sobre los «peligros» del ozono, en gran medida debido a la falta de comprensión y a una buena cantidad de desinformación reciclada.

El ozono médico es diferente del ozono atmosférico. A nivel del suelo, el ozono atmosférico reacciona con las emisiones naturales e industriales de compuestos orgánicos volátiles (COV) y óxido de nitrógeno (NOx) en presencia de calor y luz solar, y estos productos reactivos no son saludables para respirar. No es el ozono que es duro para los pulmones, sino los agentes tóxicos que se forman en estas reacciones.

Afortunadamente, usted tiene un mecanismo natural para alertarle de que está inhalando demasiado ozono, lo que se llama toser. Usted toserá mucho antes de que ocurra cualquier daño a sus pulmones.

Similar al ejercicio, el ozono es un oxidante. La terapia de ozono es similar al ejercicio en la forma en que crea beneficios para la salud al entregar dosis medidas de estrés oxidativo que obligan a su cuerpo a activar sus propios sistemas antioxidantes internos. Lo mismo ocurre con la terapia de vitamina C, que actúa como oxidante o antioxidante dependiendo de la dosis.

El ejercicio fortalece los músculos infligiendo un «daño» oxidativo, que hace que vuelvan a ser más fuertes en respuesta. Del mismo modo, la sangre expuesta al ozono sufre un estrés oxidativo transitorio, necesario para activar importantes funciones biológicas sin efectos perjudiciales. Al igual que con el ejercicio y las altas dosis de vitamina C, existe una zona de Ricitos de Oro: necesita suficiente estrés para producir el efecto, pero no tanto como para abrumar sus sistemas antioxidantes naturales.

La principal enzima en juego en la ozonoterapia es la superóxido dismutasa (SOD). El SOD estimula otra enzima llamada telomerasa, responsable de mantener su ADN joven manteniendo el telómero al final de cada cadena de ADN. Un estudio en el que participaron personas con hernias discales descubrió que la ozonoterapia proporcionaba protección oxidativa, además de aliviar el dolor.

La verdad es que el ozono terapéutico tiene un excelente historial de seguridad y no se han observado efectos tóxicos por el uso clínico adecuado. De hecho, los médicos experimentados reportan que el ozono es mucho más seguro que los medicamentos recetados, que matan a 290 personas sólo en los EE.UU. cada día, y eso es un cálculo conservador Los efectos secundarios rara vez ocurren con la terapia de ozono, pero los pacientes ocasionalmente reportan una ligera debilidad, mareo o somnolencia que dura por un corto tiempo durante o después del tratamiento. Las reacciones alérgicas de la piel (como la urticaria) son posibles con aplicaciones locales de ozono, aunque estos casos son raros, leves y de rápida resolución.

Cuando se trata de infecciones, siempre existe la posibilidad de una reacción de muerte (reacción de Herxheimer), aunque algunos expertos informan de una menor herxia con ozono que con otros agentes antiinfecciosos.

Hay algunas contraindicaciones. En concentraciones bajas, el ozono tiene un efecto de hipocoagulación moderado, por lo que los medicamentos que disminuyen la coagulación sanguínea (anticoagulantes, aspirina, etc.) deben ser descontinuados durante el curso de la ozonoterapia. El ozono probablemente no es la mejor modalidad para aquellos con insuficiencia de coagulación sanguínea, trombocitopenia o accidente cerebrovascular hemorrágico o apopléjico.

El ozono alivia el dolor, mata virus y es un poderoso agente desintoxicante
La lista de aplicaciones terapéuticas del ozono ha crecido mucho más allá de las propiedades antisépticas por las que fue reconocido por primera vez. Hasta la fecha, la ciencia ha sugerido que el ozono ofrece los siguientes beneficios terapéuticos.

  1. Aumenta la circulación
  2. Mejora la absorción y utilización de oxígeno y la activación de los procesos dependientes de oxígeno; maximiza los procesos oxidativos y anti-oxidativos; aumenta la respiración mitocondrial y genera mayor energía celular.
  3. Powerful desintoxicación es una función primaria del ozono, la eliminación de toxinas (incluidos los petroquímicos) que afectan la respiración celular, la producción de energía y la absorción de nutrientes, estimula los procesos metabólicos en el hígado y los riñones
  4. Aumenta la eficiencia del sistema de enzimas antioxidantes del cuerpo.
  5. Modulación del sistema inmunológico; aumenta la producción de glóbulos blancos, interferón e interleucina-2; activa la inmunidad celular y humoral, corrige los procesos autoinmunes.
  6. Antiinflamatorio de acción rápida: oxida los compuestos que impulsan el proceso inflamatorio, regula las reacciones metabólicas y mejora el pH.
  7. Analgesia: oxida los agentes que irritan las terminaciones nerviosas del tejido dañado, mitigando así la respuesta al dolor.
  8. Anti-microbiano (antibacteriano, antiviral, antifúngico); mata bacterias al romper sus membranas celulares.
  9. Anti-cáncer: estimula la producción de factor de necrosis tumoral
  10. Efectos antienvejecimiento (aumento de la producción de telomerasa)

Estas propiedades hacen que la ozonoterapia médica sea un tratamiento seguro y efectivo para todo tipo de infecciones, incluyendo áreas del cuerpo que típicamente reciben mala circulación. El ozono ha demostrado ser efectivo para las infecciones sinusales y endodónticas, osteonecrosis de la mandíbula (ONM), infecciones del oído, hepatitis, cistitis, VIH, infecciones intestinales y sanguíneas y la enfermedad de Lyme.

El ozono también se utiliza para aliviar la artritis, la neuropatía, las enfermedades degenerativas de las articulaciones y los discos, la fibromialgia y la fatiga crónica. Una de las aplicaciones más impresionantes basadas en la evidencia es el alivio del dolor de las hernias discales, especialmente las lumbares. Más de un meta-análisis encontró que el tratamiento con ozono es un procedimiento efectivo y «extremadamente seguro» con dolor y resultados funcionales iguales o mejores que la cirugía, pero con tasas de complicaciones mucho más bajas (menos del 0,1 por ciento) y tiempos de recuperación significativamente más cortos.

El Dr. Robert Rowen, un experto líder en terapia oxidativa, informa que el ozono es aproximadamente 85 por ciento efectivo para las rodillas osteoartríticas y casi tan efectivo para las caderas artríticas cuando se administra por inyección.

Para la neuropatía, un estudio encontró que una sola inyección subcutánea de ozono redujo el dolor neuropático y la inflamación en ratones La terapia de ozono ofrece una nueva esperanza para los que sufren de fibromialgia: un estudio piloto observó una mejoría en los síntomas físicos y los síntomas depresivos de la fibromialgia.

La ozonoterapia correctamente administrada también beneficia su corazón al mejorar la circulación y el suministro de oxígeno. La viscosidad de la sangre se reduce para facilitar el bombeo cardíaco y mejorar la perfusión capilar. Los glóbulos rojos son más capaces de entregar su oxígeno en los tejidos, un beneficio que parece persistir mucho después de que se completa el tratamiento. La inflamación también se reduce, lo que conduce a una mejor formación de óxido nítrico, que dilata y relaja los vasos y mejora aún más el flujo sanguíneo. El ozono también reduce la placa arterial por oxidación

También hay beneficios potenciales para la degeneración macular, con autores que escriben que la ozonoterapia es una «opción terapéutica segura y efectiva para pacientes de alto riesgo con DMAE seca» Para una lista completa de estudios clínicos relacionados con los usos médicos del ozono, consulte esta base de datos en Zotero.

La ozonoterapia es un gas


Cuando usted piensa en un enema, probablemente se le viene a la mente un líquido, pero el ozono puede ser liberado en cualquier orificio del cuerpo, como un gas. El ozono es realmente compatible con una serie de vehículos de reparto:
  • mAHT (Autohemoterapia Menor): La sangre se extrae en una jeringa, se mezcla con una mezcla de ozono y oxígeno y luego se devuelve al cuerpo a través de una inyección intramuscular.
  • MAHT (Autohemoterapia Mayor): La sangre se extrae del paciente por vía intravenosa, se mezcla con ozono y una pequeña cantidad de anticoagulante, y luego se devuelve al cuerpo por vía intravenosa.
  • Terapia Prolozone: El ozono se inyecta directamente en los tejidos; los defensores afirman que puede producir una solución inmediata y permanente para problemas como dolor de espalda y hernias discales, fascitis plantar, TMJ, ciática, osteoartritis, codo de tenista y otras lesiones deportivas.
  • Irrigación por gas para el tratamiento de heridas: Las partes del cuerpo afectadas, como las extremidades, pueden ser envueltas en bolsas de plástico para una exposición sostenida al gas ozono.
  • Insuflación rectal o vaginal (irrigación con gas): Similar a un enema, se infunde una mezcla gaseosa de oxígeno y ozono.
  • Insuflación nasal o auditiva
  • Agua ozonizada: Los estudios apuntan a posibles efectos antiinflamatorios de beber agua ozonizada.
  • Aceites Ozonados: El ozono puede ser estabilizado y atrapado entre los dobles enlaces de un PUFA (ácido graso poliinsaturado), y luego el aceite aplicado tópicamente.
  • Sauna de ozono: saunas de vapor que incluyen ozono promover la desintoxicación profunda de todos los principales órganos y tejidos del cuerpo, incluido el sistema linfático

El Dr. Rowen recomienda el MAHT para las infecciones agudas y para las infecciones crónicas resistentes como Lyme y sus coconspiradores. Sin embargo, para muchas enfermedades crónicas, la insuflación rectal es altamente efectiva y menos invasiva. Debido a que es un gas, el ozono puede migrar a través de los tejidos, haciendo posible que se difunda en áreas menos accesibles del cuerpo cuando se inyecta en tejidos cercanos que son más fáciles de acceder.

Algunos médicos están combinando la ozonoterapia con su «hermana» terapia oxidativa, la UBI (irradiación ultravioleta de la sangre) en un método similar al MAHT. La UBI tiene un estudio muy poderoso detrás, publicado en el prestigioso American Journal of Surgery en 1947. El estudio detalla 445 casos de infección piogénica aguda (bacteriana) con una curación de casi el 100 por ciento. Incluso aquellos que estaban gravemente enfermos y se enfrentaban a una muerte inminente tenían una tasa de curación del 50 por ciento El Dr. Rowen publicó recientemente un artículo sobre la UBI en el que escribe.

Con la reciente aparición de bacterias que son resistentes a todos los antibióticos conocidos, la UBI debe ser más investigada como un enfoque alternativo a las infecciones, y como una terapia inmunomoduladora.

Para más información
El ozono es una terapia infrautilizada que es útil tanto como tratamiento como preventivo debido a sus poderosas propiedades desintoxicantes y curativas, con un riesgo insignificante. Generalmente es menos costoso que otros tratamientos, aunque la accesibilidad sigue siendo algo limitada en ciertas áreas geográficas.

Más información sobre el ozono está disponible en la Academia Americana de Ozonoterapia (AAOT). El buscador de practicantes en su sitio puede ayudarle a localizar un practicante calificado en su área.

Abrir chat
Powered by